BENVENUTO   |   Login   |   Registrati   |
Imposta Come Homepage   |   Ricerca Avanzata  CERCA  

ESAMI DI STATO 2011/ Maturità, seconda prova, liceo linguistico, tema di Spagnolo (testo letterario), le soluzioni alle tracce ufficiali

Pubblicazione: - Ultimo aggiornamento:

Foto: Imagoeconomica  Foto: Imagoeconomica

Quiere decir que Don Fermín por la posición privilegiada de la que gozaba al ser el Magistral de la catedral, trataba a los habitantes de vetusta con desprecio y los comparaba con escarabajos. Les critica, además, por creer que sus casas cochambrosas y de poco valor eran palacios como los de las ciudades.

 

7. ¿Qué profesión había desarrollado también el Magistral?

 

Pastor

 

8. ¿Qué puede decir sobre los tipos de narración del texto?

 

La narración se efectúa en tercera persona y es, por lo tanto, una forma de narración omnisciente. El “narrador omnisciente” es aquel cuyo conocimiento de los hechos es total y absoluto. Sabe lo que piensan y sienten los personajes: sus sentimientos, sensaciones, intenciones, planes… En este fragmento podemos observar que el autor no cuenta la historia en primera persona – narrador protagonista – o desde el punto de vista de un observador que se cuenta la historia a sí mismo o a un yo desdoblado – narrador en segunda persona –, sino como alguien externo a la acción que posee un conocimiento total y absoluto de los hechos. Así, el narrador de este fragmento parece conocer tanto los hechos físicos de don Fermín – “fue pastor” –, como su psicología, sus preocupaciones íntimas y sus estados internos – “otras veces, las más, era el recuerdo de sus sueños de niño, precoz para ambicionar, el que asaltaba”.

 

EXPRESIÓN

 

1. Resuma brevemente el texto (entre 120 y 180 palabras).

 

En la primera parte del texto el autor habla de la pasión que don Fermín De Pas, el Magistral, tenía por Vetusta, su ciudad; y la compara, a diferencia del mero interés científico, con la pasión que mueve al gastrónomo por la comida.

Clarín nos presenta a Don Fermín observando la ciudad y entregado a su deseo de poseerla, con la altanería de quien se siente por encima de sus habitantes y cree haber ganado su derecho “en buena lid” y no por el derecho adquirido de la herencia. El autor nos abre a continuación la interioridad de don Fermín, quien mira a su infancia y su juventud desde su conciencia del presente. Si de niño soñó con esa ciudad considerándola como el objeto del más alto de sus deseos, de joven le pareció poco, estrecha para la holgura de su alma. El don Fermín del ahora, el Magistral de la catedral, sin embargo, se acerca más al niño que fue que al joven lleno de esos grandes deseos que quiso saciar con el amor de una mujer en aventuras que no fueron otra cosas que un “pueril consuelo”.

Clarín nos quiere mostrar en este texto la avaricia del alma de un don Fermín ansioso por poseer la ciudad de Vetusta y disponer de los “vetustenses” como disponía de sus ovejas, cuando de joven hacía de pastor por los puertos de Tarsa.

 

(David Blazquez)

 

 



© Riproduzione Riservata.

< PAG. PREC.