BENVENUTO   |   Login   |   Registrati   |
Imposta Come Homepage   |   Ricerca Avanzata  CERCA  

SOLUZIONI SECONDA PROVA MATURITA' 2013/ Liceo linguistico: svolgimento della traccia di spagnolo

Pubblicazione: - Ultimo aggiornamento:

Foto: InfoPhoto  Foto: InfoPhoto

SOLUZIONI SECONDA PROVA MATURITA' 2013: LINGUA STRANIERA, LO SVOLGIMENTO DEL COMPITO DI SPAGNOLO - Lucía García Domínguez ha svolto per IlSussidiario.net il compito di spagnolo proposto questa mattina agli studenti dei licei linguistici. Il ministero dell'Istruzione ha proposto ai maturandi due diversi testi letterari, da comprendere e riassumere. Poi, in calce, sono state poste alcune domande per valutare il livello di comprensione ed esposizione dell'alunno. Il primo testo è tratto da El bosque animado, di Wenceslao Fernández Flores, mentre il secondo un articolo di Ángeles García comparso su El Pais del 7 febbraio di quest'anno. Ecco di seguito tutto lo svolgimento:

ESAME DI STATO DI LICEO LINGUISTICO

TESTO LETTERARIO - LINGUA SPAGNOLA

COMPRENSIÓN.

1) Porque él mismo se había disfrazado de fantasma en sus aventuras amorosas, y su imagen, le era por tanto conocida.

2)La consecuencia inmediata del encuentro fue que Xan de Malvís se quedó sin habla.

3) La razón es que no cumplió en vida, la promesa de ir a san Andrés de Teixido.

4) Porque esa era siempre la hora, a la que el fantasma pasaba, gimiendo, ululando y haciendo ruido con las cadenas.

5) Porque terminó por familiarizarse con la presencia del fantasma.

6) Fiz de Cotobelo se lamentaba de que todos escapasen aterrados sin detenerse a escuchar lo que tenía que decirles.

7) Sería peor tener que arar los campos.

8) Conseguir tabaco fácilmente y poder fumar.

 

EXPRESIÓN.

La primera vez que Xan de Malvís vio al fantasma, cubierto con una sábana blanca y arrastrando cadenas, se asustó y enmudecido se ocultó en su cueva. Trascurridas dos noches, volvió a encontrarlo y esta vez, tuvo valor para preguntarle quién era y qué quería. Se trataba del ánima de Fiz de Cotobelo, que vagaba por esos caminos, penando por no haber cumplido una promesa hecha en vida, a la espera de que algún paisano la cumpliera en su lugar. Para desgracia del fantasma, Xan de Malvís, no pudo serle de ayuda.

No fue esta la última vez que el espectro y el bandido se encontraron: cada noche, Xan lo veía pasar frente a su cueva. Tan habitual se volvió el pasar del fantasma que, Malvís, perdido el miedo y movido por el deseo de entablar conversación con alguien, le invitaba a detenerse, preguntándole por sus cuitas. También el fantasma se interesaba por la vida del bandolero, al que sólo el tabaco hacía dudar de su oficio.



  PAG. SUCC. >