ESAMI DI STATO 2011/ Maturità, seconda prova, liceo linguistico, tema di Spagnolo (testo letterario), le soluzioni alle tracce ufficiali

Si sono svolte oggi le seconde prove degli esami di maturità 2011. Di seguito, proponiamo la soluzione al tema di spagnolo (testo letterario) del liceo linguistico

23.06.2011 - La Redazione
spagna_bandiereR400
Foto: Imagoeconomica

Esami di stato, Maturità 2011: liceo linguistico, Spagnolo (testo lettrario), prova di comprensione e produzione – Il sito del ministero dell’Istruzione ha messo a disposizione degli studenti che hanno appena affrontato la seconda prova degli esami di maturità le tracce ufficiali degli elaborati svolti poche ore fa. Di seguito, proponiamo la soluzione alla traccia ufficiale della prova di comprensione e produzione di spagnolo per il liceo linguistico.  

COMPRENSIÓN

1. ¿Qué es Vetusta, una ciudad o una persona? ¿Por qué?

Una ciudad, porque el autor dice que el protagonista ha “escudriñado los rincones de las conciencias y los rincones de las casas”, lo que significa que conoce a sus personas y los lugares donde éstas habitan. Además, el autor habla de “vetustenses”, que es un gentilicio, es decir, un adjetivo que hace referencia a las personas oriundas de una determinada ciudad o de un determinado país.

2. En el texto hay palabras que se refieren a profesiones, así como varios indicios que nos conducen al campo de las ocupaciones, ¿podría indicar al menos dos profesiones?

Cocinero (“Gastrónomo”): el texto habla de “bocados apetitosos” y de “trinchante”, que es un instrumento de cocina que sirve para trinchar o cortar.

Médico (“Fisiólogo”): el autor habla de “escalpelo”, que es un utensilio quirúrgico sinónimo del bisturí, empleado en vivisecciones, autopsias o disecciones anatómicas.

3. ¿De qué clases sociales se habla en el texto?

Clero: Don Fermín De Pas, el Magistral, “había predicado en Roma” y “se creía postergado en lacatedral vetustense”.

Nobleza: el autor hace referencia a los “dueños de aquellos palacios viejos y arruinados” que lo único que habían hecho era “heredar”.

El pueblo: los “vetustenses”, a quienes el Magistral considera como “escarabajos”.

 

4. ¿Cómo se siente cuando compara su niñez con el momento presente?

 

Siente una especie de placer físico, material. Cuando don Fermín era niño consideraba Vetusta, su ciudad, como aquello que podría cumplir sus deseos más profundos, las aspiraciones más grandes de su alma. Después del paréntesis de la juventud en que había “soñado con cosas mucho más altas”, en el momento presente De Pas vuelve a sentir su ciudad – con sus “tardes solitarias y melancólicas”- como la tierra prometida, como el Edén que soñaba en su niñez. Esa experiencia de reencuentro entre su niñez y su presente es lo que le hace experimentar el “placer material” del que habla el texto.

 

5. ¿Y cómo se siente al pensar en su juventud?

 

Don Fermín, el Magistral, se siente triste, porque esa época de su vida le trae al recuerdo experiencias desagradables, como la de esa mujer que le llevó a cometer muchas estupideces.

 

6. “También al Magistral se le subía la altura a la cabeza; también él veía a los vetustenses como escarabajos; sus viviendas viejas y negruzcas, aplastadas, las creían los vanidosos ciudadanos palacios, y eran madrigueras, cuevas, montones de tierra, labor de topo…” ¿Qué cree que quiere decir el autor con estas palabras?

 

Quiere decir que Don Fermín por la posición privilegiada de la que gozaba al ser el Magistral de la catedral, trataba a los habitantes de vetusta con desprecio y los comparaba con escarabajos. Les critica, además, por creer que sus casas cochambrosas y de poco valor eran palacios como los de las ciudades.

 

7. ¿Qué profesión había desarrollado también el Magistral?

 

Pastor

 

8. ¿Qué puede decir sobre los tipos de narración del texto?

 

La narración se efectúa en tercera persona y es, por lo tanto, una forma de narración omnisciente. El “narrador omnisciente” es aquel cuyo conocimiento de los hechos es total y absoluto. Sabe lo que piensan y sienten los personajes: sus sentimientos, sensaciones, intenciones, planes… En este fragmento podemos observar que el autor no cuenta la historia en primera persona – narrador protagonista – o desde el punto de vista de un observador que se cuenta la historia a sí mismo o a un yo desdoblado – narrador en segunda persona –, sino como alguien externo a la acción que posee un conocimiento total y absoluto de los hechos. Así, el narrador de este fragmento parece conocer tanto los hechos físicos de don Fermín – “fue pastor” –, como su psicología, sus preocupaciones íntimas y sus estados internos – “otras veces, las más, era el recuerdo de sus sueños de niño, precoz para ambicionar, el que asaltaba”.

 

EXPRESIÓN

 

1. Resuma brevemente el texto (entre 120 y 180 palabras).

 

En la primera parte del texto el autor habla de la pasión que don Fermín De Pas, el Magistral, tenía por Vetusta, su ciudad; y la compara, a diferencia del mero interés científico, con la pasión que mueve al gastrónomo por la comida.

Clarín nos presenta a Don Fermín observando la ciudad y entregado a su deseo de poseerla, con la altanería de quien se siente por encima de sus habitantes y cree haber ganado su derecho “en buena lid” y no por el derecho adquirido de la herencia. El autor nos abre a continuación la interioridad de don Fermín, quien mira a su infancia y su juventud desde su conciencia del presente. Si de niño soñó con esa ciudad considerándola como el objeto del más alto de sus deseos, de joven le pareció poco, estrecha para la holgura de su alma. El don Fermín del ahora, el Magistral de la catedral, sin embargo, se acerca más al niño que fue que al joven lleno de esos grandes deseos que quiso saciar con el amor de una mujer en aventuras que no fueron otra cosas que un “pueril consuelo”.

Clarín nos quiere mostrar en este texto la avaricia del alma de un don Fermín ansioso por poseer la ciudad de Vetusta y disponer de los “vetustenses” como disponía de sus ovejas, cuando de joven hacía de pastor por los puertos de Tarsa.

 

(David Blazquez)

 

 

© RIPRODUZIONE RISERVATA

I commenti dei lettori